Metodología:

La metodología integra diferentes disciplinas y aborda a la persona de forma holística: mente, emoción, cuerpo y acción. Ha sido desarrollada a lo largo de varios años en base a mi experiencia profesional trabajando con personas y en los resultados que ellas obtienen.

RENACER es una serie de pasos prácticos y ordenados que te llevarán por un camino de auto-indagación y sanación de programas que están funcionando a nivel inconsciente limitando tu vida. 

Con el RENACER aprenderás herramientas que te ayudarán a solucionar bloqueos, tomar decisiones más efectivas para ti vida y a tener resultados extraordinarios en tu proceso de transformación personal.

Se trabaja en programas que incluyen una serie de citas quincenales de 1:30 horas de duración, en donde se acompaña al consultante a identificar programas, creencias, juicios, patrones y emociones ancladas en el inconsciente y que rigen la vida de la persona, haciéndole estar en una incoherencia entre lo que siente, lo que piensa, lo que dice y lo que hace haciéndole vivir una vida muy diferente a la que quiere.

Es indispensable enviar previo a la primer cita, información sobre el árbol transgeneracional del consultante: día y mes de nacimiento y/o muerte (cuando sea el caso) del consultante, papás, abuelos maternos y paternos, bisabuelos, pareja actual y suegros o exparejas importantes y ex suegros.

SÍNTOMAS FÍSICOS:
La enfermedad es un programa especial de adaptación que pone en marcha nuestra biología cuando nos enfrentamos a situaciones dolorosas, ambientes hostiles o amenazantes. Por lo tanto, la enfermedad es un mecanismo de sobrevivencia que encierra un código emocional claro y certero, según la parte del cuerpo afectada o los síntomas que se presentan.
En las citas  buscamos cuál es el código o conflicto emocional oculto detrás de cada síntoma físico, no para que la persona lo conozca; sino para que TOME CONSCIENCIA, que todo lo que le pasa, se ha generado por programas anclados en el inconsciente que hay que desbloquear para sanar.
Sólo el conocimiento no altera ni afecta el estado emocional de la persona, pues se da a nivel intelectual de neocortex. La toma de CONSCIENCIA cambia el estado emocional pues se trabaja con el sistema límbico inconsciente, donde han quedado bloqueadas o reprimidas la mayor parte de las emociones que llamamos "negativas". Esta toma de consciencia permite un cambio de percepción liberador permitiéndo que la persona sea protagonista y no víctima de su propia vida.

ÁRBOL GENEALÓGICO: 
Buscamos en el árbol genealógico los programas que activan la situación de vida conflictiva de la persona. Se busca en los ancestros los programas que se proyectan o heredan por fidelidad familiar y las repeticiones, como:
- Los nombres propios, las profesiones.
- Accidentes.
- Fechas de nacimientos y muertes.
- Circunstancias de un fallecimientos.
Se recomienda buscar hechos destacables o dramas familiares como separaciones, ruinas económicas etc. y también buscar los secretos, estos siempre tienen que ver con el dinero, la muerte, violencia, hijos ilegítimos, abortos, sexo "fuera de la norma" etc.
Las repeticiones tienen por objetivo una fidelidad al clan, éste me empuja a perpetuar
valores o circunstancias para poder TOMAR CONSCIENCIA.
La fidelidad al clan es biológica, pues estar fuera del clan es ponerse en peligro socialmente y económicamente.
El inconsciente del clan, al que podemos llamar el inconsciente familiar, asigna un
heredero para continuar la tradición familiar, para reparar una serie de muertes o para
restablecer la reputación familiar perdida, por citar algunos ejemplos.

PROYECTO SENTIDO

Estudiamos el período que abarca desde 9 meses antes de la concepción hasta los 3 años de edad de consultante.

En este período son de gran trascendencia los conflictos emocionales que vive mamá, por eso el especialista buscará las situaciones que vivían los padres del consultante, los tipos de relaciones que tenían, y los posibles problemas que enfrentaban cercano al período de la concepción y durante el embarazo.

Cuando nuestros hijos están en el vientre de sus madres, éstos viven los estados emocionales de sus madres al 100%.

No existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño. Los niños son el reflejo de la familia.

Nuestros hijos no se ponen enfermos, los ponemos enfermos y muchas veces son los reparadores de cargas transgeneracionales.